The Candymaster

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The Candymaster

Mensaje por The Candymaster el Mar Ene 04, 2011 5:51 am



~ Nombre ~
Galaroth. [Desconocido.]

Alias
The Candymaster.

~ Edad ~
37. Aparenta 25 aproximadamente.

~ Sexo ~
Masculino.

~ Especie ~
Demonio común.

Oficio / Rango
Desempleado. Vagabundo.

~ Descripción Física ~
Descripción general » En líneas generales es un joven caballero de la época victoriana, vestido con trajes usualmente púrpuras, levita, galera y zapatos lustrados, aunque a veces puede vérselo con ropas celestes, rosas o de cualquier color. Los botones de su levita y chaqueta, así como el listón de su galera, van adornados por figuras de caramelos coloridos. Camina usualmente con un bastón en la mano, de aspecto similar a los caramelos rojos y blancos que suelen verse en Navidad. De contextura más bien delgada. Su piel es de un tono amarillento. Posee una gigantesca sonrisa con agudos dientes de color amarillo flúo. A veces se halla en posesión de una gigantesca paleta, que lleva en la mano o recarga sobre su hombro. Aunque la lama, nunca parece terminarse. Puede guardarla en un bolsillo de su levita como si no ocupara espacio.
Ojos »Grandes y de color amarillo flúo, llenos de vitalidad.
Cabello »Lacio y más bien corto, color pajizo. Lo lleva desmechado, con flequillo, y a medias oculto por su galera.
Peso y altura » Mide 1,76 y pesa 62 kilos, si bien puede modificar esos números si lo desea.

~ Descripción psicológica ~
Humor » Excelente, sin excepción. Vive haciendo chistes, diciendo tonterías y sonriendo. Incluso cuando muestra alguna otra emoción, tal como la tristeza, siempre parece una caricatura más que una persona real, como si estuviera fingiendo para divertirse.
Actitud » Liviana y jocosa. Nada lo preocupa ni lo aflige. No parece tomarse nada en serio, su única intención es divertirse. Tampoco persigue objetivo alguno en su vida, así que todo le resulta exactamente igual.
Gustos » Sobre todo, los dulces le fascinan a toda hora y en todo lugar. Además de eso, le gusta divertirse, bromear, decir tonterías, hacer piruetas, y molestar gente.
Disgustos » Odia todo lo aburrido y monótono. No le gustan los sitios deshabitados, porque eso significa que no hay nadie a quien molestar.
Objetivos básicos » Absolutamente ninguno, además de la diversión. No tiene aspiraciones ni deseos más allá de lo inmediato. Vaga sin rumbo por el mundo en un eterno ocio, podría decirse que lo único que busca realmente es sobrevivir para poder seguir divirtiéndose.
Descripción General » Extrovertido, charlatán y verborrágico. Le encanta reírse de chistes propios y ajenos, pasarla bien, con o a costa de los demás. (Preferiblemente a costa.) Suele hablar en términos inconexos y actúa como si tuvieran mucho sentido. Cambia de tema rápidamente, y es un tanto teatral a veces, gesticula ampliamente, hace piruetas, es muy expresivo a nivel gestual, con lo que a veces parece toda una caricatura. Le gusta que la gente se enfade con él y se irrite, aunque sabe cuándo está por cruzar el límite y procura no hacerlo. No conoce la frustración, el malhumor o el temor. Todo para él es diversión, disfruta de cada uno de sus cambios de humor sin que nunca pueda decirse si éstos son auténticos o una mera escenificación eterna, una impostura, un juego. Se entromete continuamente en los asunto de otros, tiene momentos de llamar la atención y momentos de no tanto, aunque siempre conserva un alma de protagonista que lo hace hablar sin parar. Se divierte usando y mostrando sus poderes, y se las arregla naturalmente para que cualquier reacción de los demás le sirva de entretenimiento. Su adicción a los dulces es total, aunque nunca se le ha visto entrar en síndrome de abstinencia. No es una necesidad, sino un gusto del que nunca tiene razón para privarse. Puede comer otras cosas, pero nunca lo hace. Las golosinas en general son un tema recurrente en su conversación. No es ni malintencionado ni bienintencionado, ni el bien ni el mal significan algo para él, así como la mayoría de los valores (por no decir todos) que poseen los demás seres.

~ Habilidades: ~
  • Maremoto » Es capaz de invocar de la nada una enorme ola de algún elemento dulce: chocolate, caramelos, azúcar, golosinas, etc. Este maremoto no tiene la capacidad de herir o ahogar a nadie, pero puede alcanzar varios metros de altura y de ancho en el frente.
  • Deformidad » Todo tejido de su organismo puede estirarse, acortarse, encogerse y doblarse. Sus articulaciones se mueven en cualquier dirección y sentido. Puede disminuir su tamaño o aumentarlo, hasta un máximo del doble de su altura normal para su cuerpo entero, o más si es sólo parte de su cuerpo (ej: sus brazos).
  • Levitación » Tiene la capacidad de levitar a voluntad.



~ Debilidades ~
  • Ineptitud » Como combatiente, es un inepto. No ataca por propia voluntad bajo ningún concepto, al menos nunca en serio. Jamás se pasa de simples golpecitos jocosos, incapaces de dañar a una mosca. Sus defensas son extremadamente básicas y usualmente consisten en huir del peligro. No tiene la menor oportunidad de ganar un combate, salvo por accidente.
  • Broma eterna » Su actitud constante de broma, su deseo de molestar a los demás, y su razonamiento ilógico, lo llevan a meterse en problemas continuamente. Tiene cierto instinto de autoconservación, pero no siempre se da cuenta de que ha hecho enojar a quien no debía, y eso lo ha puesto más de una vez en serio riesgo de vida.


~ Armas ~
No posee ni sabe usar ningún arma.

~ Anexo ~
Posee en su bolsillo una bolsa de dulces que nunca se vacía, por más que se extraiga de ella.

~ Historia ~
Historia: Nació en el Infierno, pero siempre fue una persona particular, totalmente diferente del común de demonios y monstruos que pululan en las profundidades. El mal nunca le interesó, el bien tampoco. Desde que era niño, lo único que le interesaba eran los dulces y la diversión. Por eso los demás demonios siempre se burlaban de él, lo molestaban y lo lastimaban, y su propia familia le dio la espalda rápidamente. Sin angustiarse demasiado, The Candymaster renegó de su antiguo nombre (que nunca se molestó en revelar) y se impuso a sí mismo uno con el que se identificaba mejor. Fue rápidamente olvidado por todos los que alguna vez lo hubieran conocido.

Vagó por el Infierno sin preocuparse por el hecho de que lo rechazaban a donde fuera que fuese. No se involucraba en las luchas constantes en las profundidades, sino que veía a los demonios y los ángeles y los dejaba matarse entre ellos por razones que no tenían ningún valor para él. Un día, encontró la puerta del Infierno, la Hell Gate, abierta. The Candymaster salió sin prisa y sin pausa a la superficie, y se puso a hacer exactamente lo que siempre había hecho: vagar, de aquí para allá, constatando para su alegre sorpresa que no todas las criaturas de la Tierra eran como los demonios, y reaccionaban de un modo menos sanguinario a sus apariciones. Entonces simplemente se convirtió en errante, sin ataduras, sin preocupaciones, sin metas y sin temores.

~ Imágenes ~
Spoiler:
avatar
The Candymaster
Clase D

Mensajes : 7
Fecha de inscripción : 26/12/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Candymaster

Mensaje por Alastor el Mar Ene 04, 2011 2:56 pm

Aceptada.

_________________
En algún momento aqui habrá una firma
avatar
Alastor
Rango SSS

Mensajes : 9
Fecha de inscripción : 21/12/2010
Localización : Pilar de la Ira - Ciudad de Irem

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.